¿Sabes cómo afectan café, tabaco y porros a tu rendimiento?

En el artículo anterior analizábamos las repercusiones que la práctica de sexo puede tener sobre el rendimiento deportivo posterior. En el presente, el objetivo es analizar los efectos de las principales drogas sociales o “blandas” en el ejercicio. Para ello revisaremos qué dice la ciencia del deporte sobre la cafeína, la nicotina, el alcohol y el cannabis.

Cafeína

20131214-010132.jpg
Después del agua, el café y el té son las bebidas más populares en el mundo. La cafeína es la sustancia activa más ampliamente consumida. Se estima que un 90% de la población europea y norteamericana consume café en dosis de alrededor de 150-200 mg/día (2 cafés).

La cafeína es una de las pocas sustancias que ha demostrado efecto ergogénico (que mejora el rendimiento) en la mayoría de estudios controlados. Sus principales efectos en el deporte son los siguientes:

  • Aumento de la resistencia a la fatiga. Este efecto es debido a la capacidad de la cafeína de inclinar el tipo de sustrato energético utilizado durante el ejercicio hacia las grasas, lo cual permite ahorrar glucógeno para poder ser utilizado más adelante. El efecto anterior se observa principalmente en esfuerzos de moderada intensidad.
  • Mejora de la recuperación de la reservas de glucógeno después del ejercicio. El consumo combinado de carbohidratos y cafeína al terminar el ejercicio aumenta la tasa a la que se reponen estas reservas, mejorando su disponibilidad para esfuerzos posteriores.
  • Aumento de la fuerza de contracción del músculo y resistencia a la fatiga. Este efecto está mediado por un mecanismo mixto a nivel del sistema nervioso central y del músculo. Como consecuencia, tras el consumo de cafeína el músculo es capaz de realizar mayor número de contracciones, más fuertes y durante más tiempo.
  • Disminución de la percepción de fatiga y de dolor. Como consecuencia, la resistencia a la fatiga y el tiempo hasta la extenuación también aumentan.
  • Aumento del estado de alerta y la concentración. Un estudio demostró que la ingesta de cafeína era capaz de anular la disminución del rendimiento que se observaba cuando el esfuerzo era practicado recién levantado.

Sin embargo no queda claro si los efectos anteriores ocurren de igual manera con el consumo de café y con el consumo de cafeína anhidra en cápsulas. En la literatura existen dos estudios cuyos resultados se contradicen. Es posible que el resto de sustancias fenólicas del café también tengan efectos sobre el metabolismo que anulen los de la cafeína. Además, las dosis que han encontrado estos efectos en los distintos estudios varían entre 3 y 9 miligramos por kilo de peso (entre 210 y 630 mg para una persona de 70 kg, o lo que es lo mismo, ¡entre 3 y 9 cafés!).

En cualquier caso se trata de un suplemento seguro y que no ha mostrado, a las dosis estudiadas, efectos adversos significativos en personas sanas.

Nicotina20131214-013734.jpg

Los efectos adversos del consumo de cigarrillos sobre el sistema respiratorio, el cardiovascular, la piel así como en todos los tipos de cáncer relacionados con el tabaco, son de sobra conocidos. Ahora bien, cada vez existen más alternativas libres de humo y del resto de contaminantes de los cigarrillos, capaces de proporcionar nicotina (chicles, parches, cigarrillos electrónicos, snus -un tipo de pasta de tabaco popular en los países nórdicos que se coloca debajo del labio sobre la encía y que va liberando la nicotina a través de esta mucosa-). La nicotina en esta forma puede tener efectos beneficiosos en el rendimiento.

20131214-013459.jpg
La nicotina es un estimulante a dosis bajas y un depresor a dosis altas. Es capaz de aumentar la frecuencia cardiaca y la tensión arterial. También se le atribuye un aumento del flujo sanguíneo y del consumo de grasas. Se absorbe prácticamente de manera inmediata y subida media en la sangre es de unas 2 horas. Además, posee un efecto similar al de la cafeína sobre el sistema nervioso central, aumentando la resistencia al dolor y retrasando la fatiga central.

Sin embargo, la nicotina es una sustancia altamente adictiva, prácticamente en la misma medida que la heroína y la cocaína, y su abstinencia produce temblores y disminución de la coordinación que pueden perjudicar el rendimiento. Por el contrario, fuera del síndrome de abstinencia, la nicotina produce una mejora de la coordinación motora y de la atención que resulta ventajoso en determinados deportes.

Recientemente se viene observando un aumento del consumo de las formas sin humo de la nicotina entre atletas, especialmente de snus, lo cual ha llevado a la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) a incluir la nicotina en la lista de sustancias en seguimiento, es decir, candidata a entrar en la lista de sustancias prohibidas en un futuro.

A propósito de la nicotina. Un reciente estudio a demostrado que el ejercicio de intenso es efectivo reduciendo el deseo de fumar en personas que acaban de dejarlo. Se trata de un arma de incalculable valor para ayudar a dejar de fumar.

Cannabis

20131214-154944.jpg
Se estima que en 2012 7,6 millones de jóvenes mayores de 12 años consumieron cannabis o alguno de sus derivados al menos 20 días durante el último mes. Las sustancias psicoactivas presentes en el cannabis, la más conocida de ellas el THC, producen en general efectos ergolíticos (que disminuyen el rendimiento) en el ejercicio. La principal justificación de los deportistas que lo consumen es por su efecto sedante, relajante y ansiolítico previo a la competición. No obstante, los efectos que esta sustancia tiene en el rendimiento hacen poco aconsejable su consumo en cualquiera de sus formas. Los efectos negativos del THC se mantienen durante al menos las 6 horas posteriores a su consumo.

El THC produce una elevación de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial tanto en reposo como durante el ejercicio. Este aumento de frecuencia cardiaca se traduce en una menor carga de trabajo a una frecuencia determinada. Debido a lo anterior, la frecuencia cardiaca máxima se alcanza antes y a cargas de trabajo más bajas, lo que implica un menor rendimiento. Además, la aparición de fatiga se adelanta.

Por si fuera poco, el THC tiene efectos sobre el estado de alerta, las habilidades psicomotoras y el tiempo de reacción, todas perjudicadas por su consumo.

Todo lo anterior hace del cannabis una sustancia no recomendada para la mejora del rendimiento ya que, en todo caso, tiene propiedades ergolíticas. El hecho de estar incluida en la lista de sustancias prohibidas durante la competición se debe a que es una sustancia ilegal.

Interacciones y combinaciones

  • Alcohol + cafeína = sin cambios psicomotores (pero con síntomas de intoxicación) y aumento de la vida media de la cafeína
  • Cannabis + cafeína = aumento de los déficits de memoria
  • Nicotina + cafeína = disminución de la vida media de la cafeína pero potenciación de los efectos cardiovasculares de ambos (aumento de la tensión arterial y la frecuencia cardiaca)
  • Referencias

    Dominik H Pesta, et al. The effects of caffeine, nicotine, ethanol, and tetrahydrocannabinol on exercise performance. Nutrition & Metabolism 2013, 10:71

    Anuncios

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s