Sobre huevos, carne roja, grasas y colesterol (parte 2)

-¿Le apetece una bebida rica en antioxidantes?

-Sí, por favor. Solo sin azúcar. Gracias.

-¿Por dónde íbamos?

-Estaba usted delirando sobre que el consumo de grasas no sube el colesterol.

-¡Eso es! Déjeme que le explique. La cantidad diaria circulante de colesterol en la sangre oscila entre 1100 y 1700 mg. De ese total, sólo el 25% procede de la dieta y el 75% restante se produce en su mayoría en el hígado. Cuando la ingesta de colesterol y grasas aumenta, el hígado reduce su producción de colesterol y al revés, si comemos menos colesterol el hígado produce más. De hecho, en 3 de cada 4 personas, el aumento del consumo de grasas y colesterol en el contexto de una dieta baja en carbohidratos complejos y almidones, no aumenta el colesterol total. En la persona restante se observa un discreto aumento del colesterol malo (LDL) y del bueno (HDL), de manera que la relación entre malo y bueno no se modifica.

-Entonces, ¿por qué sube el colesterol? Mi madre lleva tomando pastillas para bajarlo desde hace 5 años y su médico le ha dicho que es para disminuir el riesgo de infarto.

– No está demostrado que bajar el colesterol disminuya el riesgo de infarto (las salas de urgencias están llenas de infartados con colesterol normal). Aún así hay varias causas que pueden provocar el aumento del número de partículas de colesterol y que quizás actuando sobre ellas su madre no necesitara tomar medicación. Mire…

-¡Un momento! ¿Número de partículas de colesterol? ¿Eso es lo mismo que colesterol?

-No exactamente. El problema del colesterol malo (LDL) es su incómoda costumbre de “estrellarse” contra las paredes de los vasos, provocar inflamación y acabar obstruyendo ese vaso (que si está en corazón o cerebro puede imaginar las consecuencias). Pues bien, imagínese una partícula de colesterol como un coche en el que viaja el colesterol, además de otros pasajeros como triglicéridos, vitaminas liposolubles, etc. Si sus vasos fueran autopistas, ¿cuándo habría más posibilidad de que algún coche de colesterol se saliera al arcén?

-Mmmmmh… ¿Cuándo salieran de una boda?

-Jeje. Piense.

-Supongo que cuantos más coches hubiera más riesgo habría de que uno se saliera de la autopista.

-¿E importaría el número de pasajeros de cada coche?

-No, claro que no.

20140112-195936.jpg
-Pues en su organismo pasa lo mismo. El predictor real de riesgo cardiovascular es el número de partículas de colesterol LDL, no el colesterol total. De hecho, hay individuos con alto colesterol con menos riesgos que otros con el colesterol bajo debido a su menor número de partículas de LDL.

-¿Y qué hace que suba el número de coches?

-A eso vamos a continuación.

Anuncios

Un comentario en “Sobre huevos, carne roja, grasas y colesterol (parte 2)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s