Sobre huevos, carne roja, grasas y colesterol (parte 3)

–          Doctor, estaba ud explicándome que cuantos más coches (partículas de LDL) había circulando más riesgo existía de que alguno se saliera y provocara un accidente (evento cardiovascular). Supongo que por eso es importante tomar medicación para bajar el colesterol, ¿no?

–          Mmmm, veámoslo así: la medicación para bajar el colesterol, o el azúcar, o la tensión… actúa solamente sobre los síntomas, no sobre la causa. Veo mucho más sensato hacer un ejercicio de medicina funcional y actuar sobre la causa que produce una elevación en estas sustancias, ¿no cree?

–          Tiene sentido. Entonces, ¿cuáles son las causas de que suba el número de partículas LDL?

–          Ahora me ha hecho una buena pregunta. Le voy a comentar las 5 principales causas de esta elevación:

1. La resistencia a la insulina y el síndrome metabólico. La resistencia a la insulina se refiere a una condición en que nuestras células pierden la capacidad de responder a la insulina para introducir glucosa y nutrientes en su interior. Esto provoca a su vez que el páncreas haga un intento de producir más insulina para conseguir el mismo efecto y acaba produciendo un círculo vicioso de más resistencia a la insulina y finalmente un agotamiento de la capacidad de producirla (diabetes tipo II). Además, el síndrome metabólico se acompaña de obesidad abdominal, hipertensión, triglicéridos elevados… todo esto producido principalmente por la dieta y nuestro estilo de vida. Una de esas consecuencias es el aumento de los triglicéridos en respuesta al exceso de insulina.

–          ¿Qué tienen que ver los triglicéridos en esta película?

–          Mucho. Las partículas de LDL de las que hablamos, aparte de colesterol transportan también triglicéridos, como si fueran taxis con distintos tipos de viajeros. Cuantos más triglicéridos vayan en cada partícula, menos colesterol cabrá en cada una de ellas por lo que el hígado se verá obligado a producir mayor número de ellas para transportar todo el colesterol existente. ¿Ve la relación ahora entre insulina y colesterol malo?

–          ¡Vaya! Yo que estaba seguro que eran las grasas, la carne roja y los huevos los culpables…

–          Ya, estos alimentos perdieron su primer juicio pero la defensa revisó las pruebas y en el actual juicio cada vez se demuestra más su inocencia. Déjeme que le cuente las otras 4 causas:

2. Pobre función de la tiroides. Las hormonas tiroideas aumentan el número de receptores de LDL en el hígado para su eliminación. Si disminuye la función de la tiroides, incluso sin llegar a producir síntomas, el aclaramiento de LDL se verá disminuido y el efecto global será un aumento del mismo en su analítica.

3. Infecciones. Algunas bacterias como Chlamydia pneumoniae, Helicobacter pylori (la que produce las úlceras gastroduodenales), o virus como Herpes o Citomegalovirus se relacionan con un aumento de LDL, triglicéridos y disminución de HDL. Parece ser que la causa es que las células infectadas tienen un metabolismo alterado de los lípidos o puede ser también por las propiedades antimicrobianas del LDL.

–          Dr, ¡yo tengo gastritis!

–          ¡Me alegro que siga despierto!… Pues no sería mala idea investigar la presencia H. pilori y de confirmarla debería tratarla. Bueno, continúo:

4. Intestino poroso. El intestino es una auténtica granja de especies microbianas que viven en simbiosis con nosotros, o casi. Cuando la barrera intestinal falla, algunas endotoxinas producidas por estas bacterias como los lipopolisacaridos (LPS) entran en nuestro organismo produciendo una respuesta inmune. Entre los componentes de esta respuesta inmune se encuentra la elevación del LDL por su poder antimicrobiano.

–          ¿Cómo puedo saber si es esto lo que me pasa a mí?

–          Es complicado pero se puede buscar un sobrecrecimiento bacteriano en su intestino aunque debería ser un gastroenterólogo el que se encargase. Yo particularmente, considero que esta causa y la infección por H. pylori se encuentran muy unidas y tratando la primera podremos solucionar la segunda. Y por último:

5. Genética. Existen dos formas genéticas de hipercolesterolemia familiar. Una muy grave (la esperanza de vida ronda los 25 años con LDL superiores a 1000 ug/ml) que ocurre en 1 de cada 1000000 de personas, y otra forma más leve que afecta a 1 de cada 300-500 personas con colesterol HDL entre 350-500 ug/ml. En estos casos sólo la medicación parece eficaz ya que falta el receptor que elimina el HDL colesterol.

–          Dr, muchos conocidos míos me dicen que tienen el colesterol alto congénito. Dicen que es algo familiar porque a sus padres también les pasaba.

–          Piense, 1 de cada 500 personas. Necesita tener 5000 amigos para que 10 de ellos tengan este trastorno genético. No es muy probable, ¿verdad?. Veo bastante más probable que la causa sea una de las 4 anteriores y simplemente nunca hayan pensado en ellas y mucho menos actuado para solventarla.

–          También tiene sentido… ¿y qué hay de esos estudios que he leído en internet que afirman que las carnes rojas y los huevos aumentan el riesgo cardiovascular?

–          Quizás si lee bien esos artículos se da cuenta que no es eso lo que demuestran… ¿Quiere una demostración?

–          Por supuesto, adelante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s