Ponte en forma con sólo 2 sesiones de 20′ a la semana

Hoy no voy a escribir sobre ciencia, voy a opinar sobre un nuevo método de entrenamiento en concreto y una tendencia de moda en general.

Hoy estoy un poco triste. De camino a mi consulta me he encontrado con un viejo conocido. Tras los saludos de rigor me ha comentado que ahora se encarga de una franquicia de un conocido centro de entrenamiento en Madrid que utiliza unos trajes de electroestimulación para sus sesiones. Hasta aquí todo es respetable. Lo que me ha entristecido ha sido saber que estos centros están llenos a rebosar desde el primer momento de gente buscando resultados milagrosos por el mínimo esfuerzo y lo ha llamado entrenamiento. En concreto FMT. Creo que algo más cerca de los objetivos de la cirugía estética que de los del deporte nunca debería llamarse entrenamiento.

Me explico. El método en cuestión consiste en unos trajes con unos electrodos de electroestimulación que provocan una contracción muscular por impulso eléctrico durante la realización de ciertos movimientos básicos. No es fácil llegar a esta conclusión desde la página web de la marca ya que la mayoría de ésta se orienta a la venta de franquicias, los cruceros que regalan por montar una y opiniones científicas de expertos (un médico estético, un entrenador personal y un fisioterapeuta). Soy consciente de las implicaciones y ventajas que este método puede tener en pacientes en rehabilitación o encamados, en parésicos y otras lesiones con implicaciones motoras, pero en población activa, ¿realmente es necesario?

Para mí el deporte y el entrenamiento dista mucho de conseguir mejorar la figura, conseguir un cuerpo perfecto o perder unos kilos. Esto se lo dejo a la medicina estética. Simplemente los considero daños colaterales de algo mucho más grande. Aprender movimientos, perfeccionar técnicas, conseguir levantar más kilos, moverme más rápido, tardar menos en producir más trabajo, sentirme respaldado y compartir una experiencia similar con otros… Esto es entrenar para mí. Sea cual sea el objetivo final, obviar cualquiera de estos objetivos me haría perder la motivación para entrenar. El cuerpo envejece, y esto no hay traje de electroestimulacion que lo cambie, pero la ilusión por mejorar el movimiento, aumentar nuestra capacidad de trabajo y conseguir la mejor versión de nosotros mismos (sin recurrir al espejo) es el motor que nos mueve a ir a entrenar cada día.

Os invito a pensar y a poneros en la siguiente situación: los usuarios de estos “entrenamientos super rápidos y efectivos para mejorar la imagen”, dentro de 10 años, ¿seguirán acudiendo a ponerse su traje especial durante 20 minutos para seguir con sus ejercicios? ¿De dónde sacarán la motivación?

Mi intención no es criticar ningún método de entrenamiento, todos tienen sus fundamentos y objetivos. Simplemente quería opinar sobre lo que significa para mí entrenar y el deporte. Afortunadamente estoy pudiendo comprobar que cada vez más gente separa objetivos físicos y valores del entrenamiento de la estética, en parte gracias a deportes como el Crossfit, que obvian la forma para centrarse en la función y en parte al deseo de superación humana en un entorno cada vez más hostil.

Por cierto, ¿dónde está la nutrición, psicología, descanso y comunidad en este producto?

Gracias a todos los que no os miráis cada día en un espejo y estáis deseando que llegue la hora de ir a Entrenar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s