¿De verdad dejar de fumar engorda?

No hace mucho que felicitaba a una de nuestras clientes por haber dejado de fumar. Aún así, ella tenía algunas dudas respecto a qué iba a ocurrir con su peso ahora. La creencia habitual es que el abandono del hábito del tabaco aumenta el peso corporal. ¿Es posible que sea cierto? ¿Se puede hacer algo para evitarlo?

No cabe duda de las ventajas a nivel de salud, de autoestima y de rendimiento físico que proporciona el abandono del tabaco. No obstante, existe un factor que, aunque parezca increíble, hace que muchos fumadores se planteen no dejarlo. El aumento de peso como efecto rebote. Se estima que la media de aumento de peso al cabo del año es de 4,67 kilos. Veamos ahora cuál es la causa y cómo podemos evitarlo.
IMG_4137-0.JPG
El humo del tabaco libera en su combustión miles de sustancias que son activas en nuestro organismo. Muchas de ellas son conocidas y se ha comprobado que son responsables de una activación del metabolismo celular. Además, el tabaco es un potente inhibidor del apetito. Por otro lado, muchas personas intentan aplacar la ansiedad producida por la falta de nicotina mediante el consumo compulsivo de alimentos. Estos factores, entre otros, se presume que eran los responsables de un mayor gasto metabólico en los individuos fumadores. Recientemente se ha publicado un estudio en el que se compara el gasto energético entre fumadores y no fumadores. El objetivo era aclarar esta relación y por lo tanto poder explicar y confirmar el aumento de peso relacionado con el abandono del hábito tabáquico.

Los resultados del estudio mostraron que los hombres fumadores, entendiendo por fumadores más de siete cigarros al día, tenían un gasto energético de unas 250 kcal/dia superior al de los no fumadores. Visto de otra manera, es de esperar que al abandonar el tabaco cada individuo consuma 250 kcal menos que antes de dejarlo, lo cual supone un exceso calórico importante que justificarían el aumento de peso, sobre todo en los primeros meses después de dejar de fumar. Curiosamente en mujeres no se observaba este valor, de hecho no aparecía una diferencia significativa. Los autores del estudio lo atribuyen a que deben haber obviado algún factor de confusión relacionado con las mujeres. Especulan que el consumo energético debe tener un comportamiento similar que en los hombres.

¿Cómo se puede evitar el aumento de peso rebote al dejar de fumar?

A la luz de los resultados de este estudio, es fácil encontrar la respuesta a esta pregunta. Existen solamente dos formas para evitar el aumento de peso y que ahora podemos cuantificar. Ambas formas tienen en común que deben provocar un déficit calórico diario, ya sea en nuestra ingesta, en nuestro consumo o en ambas, de 250 kcal.

Mi recomendación es que el día de dejar de fumar es un momento excelente para comenzar un programa de entrenamiento eficaz. Si por el contrario la persona es deportista habitual y el volumen de entrenamiento ya era elevado de por sí, no tendría sentido elevarlo más. En estos casos hay que tener en cuenta que la alimentación diaria debe contener unas 250 kcal menos antes de dejar de fumar, a no ser que el deportista un aumento de peso o hipertrofiar.

Existen muchas actividades deportivas en las cuales alcanzar 250 kcal no supone un gran esfuerzo. No obstante hay que tener en cuenta que esta cifra se refiere al gasto diario, por lo que si no se va entrenar diariamente habría que fijarse el objetivo semanal de 1750 kcal.

Según datos de otro estudio, el gasto calórico durante una sesión de entrenamiento metabólico en CrossFit, es de unas 20 kcal por minuto en hombres y 12 kcal/min en mujeres. No obstante este valor se refiere sólo a la parte conocida como MetCon qué es la de menor duración de todo el entrenamiento. Además no se tienen cuenta el aumento del gasto energético post ejercicio. Teniendo en cuenta estos factores, una sesión de CrossFit puede llegar a consumir entre 400 y 800 kcal, más que suficiente para que, realizando cuatro sesiones semanales, cubramos el exceso calórico producido por el abandono del tabaco.

Ya lo sabes, si te preocupaba el aumento de peso producido por dejar de fumar, ya tienes las herramientas para evitarlo y descubrir un nuevo estado de salud que te hará físicamente libre por más tiempo.

Referencia:

http://www.nutritionandmetabolism.com/content/11/1/48

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s