Buenas noticias para los amantes de la cerveza

Buenas noticias para los amantes de la cerveza

1 de marzo de 2021 Desactivado Por javisoro

Desde hace tiempo que se conoce el efecto del consumo de alcohol en la salud cardiovascular. Se sabe que el consumo moderado (definido como una unidad al día en mujeres (12 g de etanol) y dos en hombres) mejora los parámetros estudiados. Sin embargo esto no se cumple para todas las bebidas alcohólicas debido a la diferente composición de las mismas. El vino ha sido ampliamente estudiado en este aspecto pero no se había profundizado en otras bebidas como la cerveza hasta ahora. ¿Quieres saber cómo afecta el consumo de cerveza a tu salud? Aquí tienes la respuesta.

El efecto del consumo de alcohol en nuestra salud sigue una curva en forma de “J”. Esto significa que los consumos moderados son los que más beneficios aportan a la salud, mientras que los extremos, especialmente el abuso, son perjudiciales para la misma.

Estos efectos son ciertos para algunas bebidas debido a su contenido en otros compuestos como los polifenoles, flavonoides y otros antioxidantes y antiinflamatorios. Por ejemplo, los licores no contienen estos compuestos y sus efectos no se han probado como beneficiosos. Otros, como el vino, han sido ampliamente estudiados y han demostrado efectos positivos sobre el colesterol y la salud de los vasos.

La cerveza es una de las bebidas alcohólicas más extendidas en el mundo. Está compuesta por un 90% de agua y un 10% de azúcares, minerales, vitaminas, aminoáciodos y polifenoles. Las levaduras empleadas para para alcoholizar y carbonatar la cerveza producen varios compuestos con efectos protectores frente a enfermedades degenerativas, tales como melatonina, triptofol o serotonina, esta última propuesta como protector cardiovascular.

Recientemente se ha publicado un metaanálisis(1) que pretende dilucidar qué pasa con la cerveza. Para ello han recopilado todos los estudios sobre el tema comparando consumidores de cerveza con abstemios o consumidores de cerveza sin alcohol hasta 2019. Aquí tienes las principales conclusiones del estudio:

  • Los bebedores de cerveza presentaban un colesterol total superior al de los abstemios. No obstante, no había diferencias en el colesterol LDL (“malo”) entre los grupos. Sin embargo el colesterol HDL (“bueno”) era mayor en el grupo de consumidores de cerveza. Además, la cantidad de apolipoproteína A1 (protectora frente problemas cardiovasculares) era superior en los bebedores.
  • No se encontraron diferencias en los triglicéridos totales entre ambos grupos. Los triglicéridos altos empeoran el pronóstico de enfermedades cardiovasculares.
  • No se encontraron diferencias en la tensión arterial, otro de los factores de riesgo para accidentes cardiovasculares.
  • La medida de la salud de los vasos (dilatación mediada por flujo, que es un reflejo de la elasticidad de los vasos sanguíneos) fue superior en los consumidores de cerveza frente al grupo control. Otros marcadores de inflamación vascular estudiados no mostraron diferencias entre ambos grupos.

Además de este análisis, existen numerosos estudios in vitro o no confirmados hasta el momento que proponen otros efectos como la reducción de agregación plaquetaria, el efecto antiinflamatorio o la recuperación tras el ejercicio.

Hemos de tener en cuenta las limitaciones de los estudios en los efectos a largo plazo y sobre la morbilidad y mortalidad total. Aún así, se supone un efecto protector del consumo moderado de cerveza (330 ml en mujeres o 660 ml en hombres al día) sobre la salud cardiovascular.

Bibliografía:

(1) Spaggiari G, Cignarelli A, Sansone A, Baldi M, Santi D. To beer or not to beer: A meta-analysis of the effects of beer consumption on cardiovascular health. PLoS One. 2020;15(6):e0233619. Published 2020 Jun 3. doi:10.1371/journal.pone.0233619