¿De verdad dejar de fumar engorda?

No hace mucho que felicitaba a una de nuestras clientes por haber dejado de fumar. Aún así, ella tenía algunas dudas respecto a qué iba a ocurrir con su peso ahora. La creencia habitual es que el abandono del hábito del tabaco aumenta el peso corporal. ¿Es posible que sea cierto? ¿Se puede hacer algo para evitarlo?

Mi recomendación es que el día de dejar de fumar es un momento excelente para comenzar un programa de entrenamiento eficaz. Si por el contrario la persona es deportista habitual y el volumen de entrenamiento ya era elevado de por sí, no tendría sentido elevarlo más. En estos casos hay que tener en cuenta que la alimentación diaria debe contener unas 250 kcal menos antes de dejar de fumar, a no ser que el deportista un aumento de peso o hipertrofiar.

Existen muchas actividades deportivas en las cuales alcanzar 250 kcal no supone un gran esfuerzo. No obstante hay que tener en cuenta que esta cifra se refiere al gasto diario, por lo que si no se va entrenar diariamente habría que fijarse el objetivo semanal de 1750 kcal.

Según datos de otro estudio, el gasto calórico durante una sesión de entrenamiento metabólico en CrossFit, es de unas 20 kcal por minuto en hombres y 12 kcal/min en mujeres. No obstante este valor se refiere sólo a la parte conocida como MetCon qué es la de menor duración de todo el entrenamiento. Además no se tienen cuenta el aumento del gasto energético post ejercicio. Teniendo en cuenta estos factores, una sesión de CrossFit puede llegar a consumir entre 400 y 800 kcal, más que suficiente para que, realizando cuatro sesiones semanales, cubramos el exceso calórico producido por el abandono del tabaco.

Ya lo sabes, si te preocupaba el aumento de peso producido por dejar de fumar, ya tienes las herramientas para evitarlo y descubrir un nuevo estado de salud que te hará físicamente libre por más tiempo.

Referencia:

http://www.nutritionandmetabolism.com/content/11/1/48