Sobre huevos, carne roja, grasas y colesterol (parte 2)

-¿Le apetece una bebida rica en antioxidantes?

-No exactamente. El problema del colesterol malo (LDL) es su incómoda costumbre de “estrellarse” contra las paredes de los vasos, provocar inflamación y acabar obstruyendo ese vaso (que si está en corazón o cerebro puede imaginar las consecuencias). Pues bien, imagínese una partícula de colesterol como un coche en el que viaja el colesterol, además de otros pasajeros como triglicéridos, vitaminas liposolubles, etc. Si sus vasos fueran autopistas, ¿cuándo habría más posibilidad de que algún coche de colesterol se saliera al arcén?

-Mmmmmh… ¿Cuándo salieran de una boda?

-Jeje. Piense.

-Supongo que cuantos más coches hubiera más riesgo habría de que uno se saliera de la autopista.

-¿E importaría el número de pasajeros de cada coche?

-No, claro que no.

20140112-195936.jpg
-Pues en su organismo pasa lo mismo. El predictor real de riesgo cardiovascular es el número de partículas de colesterol LDL, no el colesterol total. De hecho, hay individuos con alto colesterol con menos riesgos que otros con el colesterol bajo debido a su menor número de partículas de LDL.

-¿Y qué hace que suba el número de coches?

-A eso vamos a continuación.

One thought on “Sobre huevos, carne roja, grasas y colesterol (parte 2)

Los comentarios están cerrados.